Los barrios de Barcelona

El Eixample de Barcelona, construido según el plan Cerdà del 1859, fuera del recinto amurallado.

Se suele distinguir  l’Antiga Esquerra de l’Eixample, La Nova Esquerra de l’Eixample y la Dreta de l’Eixample.

Separadas por la calle de Balmes (mirando a montaña), y concentra el 42% de los puestos de trabajo de Barcelona, especialmente del sector servicios.

Por el sector montaña, rompe la cuadrícula del Eixample, la Diagonal.

En la vertiente norte de Montjuïc entre el Morrot y la plaza de España, se formaron los barrios de:

Les Hortes de Sant Bertran, de França y del Poble Sec; a lo largo de la carretera de Martorell se formó el barrio de Hostafrancs, unido al núcleo urbano de Sants.

En la vertiente suroeste de la montaña está el Cementerio Nuevo, y al pie de la montaña, en dirección al Llobregat, los barrios de La Marina del Port y la extensa Zona Franca.

El litoral barcelonés de levante, después del barrio de La Barceloneta, fuertemente industrializado en el siglo XIX.

Posteriormente abandonado, donde desagua el Bogatell, había establecido una separación entre la ciudad y el mar.

Tras el fracaso del plan de Ribera de los años sesenta, que había suscitado la oposición ciudadana.

Aprobado el plan general para toda la ciudad en 1976, este sector ha sido objeto de una transformación total.

La industria desapareció en parte por la crisis económica.

O bien fue transferida a la periferia de la entonces Corporación Metropolitana.

Se instalaron depuradoras a los colectores y recuperó playas como las de la Barceloneta o la de La Mar Bella.

Con la celebración del Fórum Universal de las Culturas en 2004 se continuó la urbanización del litoral en dirección al Besòs.

Entre los nuevos espacios y edificios sobresalen:

El proyecto de distrito tecnológico del 22 @, el Centro de Convenciones de Barcelona (el más grande del sur de Europa, con 67.000 m 2).

Además de el nuevo Parque de Diagonal Mar que, con 14 ha, es el tercero de la ciudad en superficie.

El crecimiento de Barcelona ha llegado sucesivamente a los municipios que la rodean en un radio creciente.

Los pueblos y las villas de los que han condicionado el aspecto del cuarto sector de la ciudad:

La periferia suburbana.

La simetría del plan Cerdà desaparece cuando entra en contacto con estos núcleos.

Dentro del antiguo término de Sant Martí de Provençals está el área industrial de la Llacuna y del Poblenou , antes llamado el Taulat.

El antiguo término también incluye los nuevos barrios de:

El Besòs i el Maresme y de  La Verneda, de trabajadores y artesanos.

Donde, hasta 1989, hubo también la Perona y el Campo de la Bota, dos de los núcleos de chabolas más grandes de la ciudad.

Comunicados con el centro de la ciudad por las calles de Pere IV -antigua carretera de Francia- y de Guipúzcoa.

El ClotLa Sagrera, con el Fondo Sant Martí, comunicados por la carretera de Ribes.

Finalmente, El Camp de l’Arpa, El Guinardó y les Cases del Congrés de 1952.

Las grandes industrias habían sido los antiguos terrenos del término de Sant Martí de Provençals.

Especialmente en La Sagrera, y de Sant Andreu de Palomar.

En este último, además de los antiguos núcleos del pueblo y de Santa Eulàlia de Vilapicina, está:

El Bon Pastor, barrio de trabajadores de construcción posterior y algún otro grupo de casas baratas.

Como las del Turó de la Peira (1929), son de las primeras construidas en la ciudad, además de la Casa Bloc (1933-37).

Dentro del antiguo término de Sant Martí están también los barrios más alejados del centro.

Edificados, especialmente después de 1939, sin planificación urbanística:

La Trinitat VellaTrinitat Nova, Roquetesla Guineueta, el Verdum, Torre BaróVallbona y la Ciutat Meridiana que, con la La ProsperitatCanyelles, forman Nou Barris.

En el antiguo término de Horta, además del núcleo del pueblo, de la parroquia de Sant Genís dels Agudells.

El monasterio del Valle de Hebrón, están los barrios de la Font d’en Fargues, de la Teixonera, de el Carmel y de la Clota.

Son en un nivel inferior, en la denominada Vall d’Hebron, profundamente transformada a raíz de los Juegos Olímpicos del 1992.

Finalmente, Vallcarca i Els Penitents, junto al núcleo de Gracia.

Dentro del término de Gràcia han subsistido como barrios en la nomenclatura popular:

La antigua barriada obrera del Camp d’en Grassot, el barrio de la Salut, alrededor del antiguo convento de carmelitas descalzas de la actual plaza de Lesseps.

Además de laderas urbanizados de las colinas de la Rovira (donde en 1992 fue eliminado el último barrio de chabolas de la ciudad).

También, la Creueta del Coll, donde destacan el santuario de Sant Josep de la Muntanya y el parc Güell, obra de Gaudí.

Dentro del término de Sant Gervasi se distingue, en lo alto, los barrios de la Bonanova y de El Putxet i El Farró, en las laderas de la colina de este nombre.

De los barrios de la parte baja, sólo ha restado el nombre del Camp de Galvany.

En lo alto de la calle de Balmes se inicia la avenida del Tibidabo.

En la que su popular tranvía azul enlaza con el funicular del Tibidabo.

La cima de la sierra de Collserola, donde está el gran templo del Sagrado Corazón (1902).

Un parque de atracciones y, en la ladera de la montaña, convertido en parque municipal, el Observatorio Fabra,

Dentro del término de Sarrià, además del núcleo primitivo, en la parte más baja está el barrio residencial de las Tres Torres.

En la parte más alta, el Monasterio de Pedralbes, que ha dado nombre a todo el gran sector, urbanizado y edificado en los años sesenta.

Llega hasta la Diagonal, junto a la que radica el Palacio Real de Pedralbes.

A su alrededor han sido construidos los nuevos edificios de la Universidad de Barcelona y de la Universidad Politécnica de Cataluña.

Hay varias instalaciones deportivas, universitarias y privadas como:

El Club de Tenis Barcelona, Club de Polo y el Hospital de Sant Joan de Déu.

La parte de arriba del pueblo es llamada el Desierto de Sarriá, donde se encuentra el antiguo convento de capuchinos, desde 1890 asilo de obreros jubilados.

Existe la barriada de Can Caralleu, bajo la carretera de las Aguas.

Ésta va desde el depósito de agua de San Pedro Mártir -nombre de una antigua ermita- hasta la barriada de los los Penitentes.

Esta parte alta al oeste de la ciudad -que comprende los antiguos términos de Sarrià y de Sant Gervasi de Cassoles- convirtió en los años sesenta del área residencial de la burguesía.

Con pocos comercios y sin industria, se concentran las principales casas de religiosos:

Cistercienses de monasterio de Valldonzella.

Benedictinas de San Pedro de las Puelles.

Carmelitas.

Sirvientes de María.

Capuchinos de Sarrià.

Además de los centros de enseñanza de la Iglesia:

Hermanos de las Escuelas Cristianas.

Escolapios.

Jesuitas.

Salesianos.

Monjas del sagrado Corazón.

De Jesús-María.

Teresianas, estas en un edificio de Gaudí.

También está el Liceo Francés y los principales centros escolares privados.

Dentro del término de Les Corts, además del antiguo pueblo, están:

Los campos de deportes del FC Barcelona.

La Casa de Maternitat que hoy alberga un instituto de bachillerato e instalaciones de la Universidad de Barcelona.

Finalmente, dentro del término de Sants, el más meridional, están los barrios de:

Sants y de la Bordeta, separados de las aglomeraciones de L’Hospitalet de Llobregat por la riera Blanca.

La aprobación del plan general de ordenación urbana para el conjunto de la Corporación Metropolitana de Barcelona en 1976 culminó la época de la planificación urbana.

El estancamiento del crecimiento demográfico y la desindustrialización a mediados de los setenta obligaron a una nueva política urbana.

Basada en el llamado esponjamiento, consistente en la creación de equipamientos y espacios verdes por toda la ciudad.

Centros cívicos en los nuevos distritos.

Espacio de exposiciones en el Born.

Velódromo en Horta.

Plaza de Sóller en San Andrés.

Parque del Escorxador.

Plaza de los Països Catalans.

Parque de la España Industrial en Sants.

Transformación en paseo del Muelle de Colón y del Moll de la Fusta.