La Cultura en Barcelona

La Cultura en Barcelona con los altibajos ineludibles, la significación cultural de Barcelona ha sido notoria ya desde la Edad Media.

En la época contemporánea, la ciudad ha desempeñado un papel crucial dentro de Catalunya y en particular en España.

Como centro donde se han materializado las iniciativas para preservar una identidad diferenciada.

Además, tiene en la cultura y en la lengua las vertientes más relevantes.

En España, la situación periférica de Barcelona ha hecho de la ciudad un puente hacia Europa.

En muchos casos paso obligado de las corrientes de la modernidad en el resto de la Península.

La ciudad preservó esta condición de mediadora con Europa, durante los años más oscuros de la dictadura.

Desde 1977, el nuevo régimen democrático parentesco en España con Europa, primero de manera vacilante.

Después, desde 1986 (fecha de ingreso de España a las Comunidades Europeas) de manera que se puede calificar de definitiva.

Esta función aglutinadora y transmisora ​​de la cultura europea en el resto del estado se ha diluido en parte

Pero eso no ha impedido un reforzamiento de la orientación cultural de la ciudad, bajo la identidad de la Cultura en Barcelona.

Gracias principalmente al nuevo estatus de la ciudad como capital de la Comunidad Autónoma de Cataluña.

Con un cierto grado de poder político, pero también, en parte, atribuible a la creciente terciarización.

Una muestra de esta tendencia son la gran cantidad de iniciativas.

Además de los equipamientos culturales impulsados ​​en un período considerablemente corto:

Más o menos, desde el comienzo de los años ochenta hasta el final del siglo XX.

Ha tenido en la designación de la ciudad como sede olímpica (1987) su momento decisivo.

Además, cabe destacar que Barcelona es, con Madrid, el centro mundial de la edición de libros en castellano.

Tienen su sede algunas de las editoriales más grandes en esta lengua. La Cultura en Barcelona.

Los centros de enseñanza superior

La Universidad de Barcelona (1533).

La Universidad Autónoma de Barcelona (1968), localizada principalmente fuera del municipio pero ligada por numerosos conceptos en la ciudad.

Universidad Politécnica de Cataluña (1971) han experimentado una ampliación sostenida.

En la década de los noventa han sido creadas nuevas: Universidad Pompeu Fabra (1990).

Universidad Ramon Llull (1991), la primera de carácter privado en Cataluña, constituida a partir de los centros de la Mutua Escolar Blanquerna (1948).

El Instituto Químico de Sarriá (1916).

Finalmente, la Universitat Oberta de Catalunya (1994 ), modelo de un concepto de enseñanza muy vinculado a las nuevas tecnologías y, por tanto, clara apuesta por el futuro.

En las universidades hay que añadir otros centros docentes de educación superior de renombre, entre los que destaca la Escuela Superior de Administración de Empresas (1958).

Barcelona, ​​por su parte, es sede de instituciones culturales de importancia, entre las que cabe mencionar:

El Instituto de Estudios Catalanes, la Real Academia de Buenas Letras, el Institut del Teatre, y la Academia de Ciencias Médicas de Cataluña y Baleares.

Cabe destacar también el Fomento de las Artes Decorativas (1903).

Además, entre los más nuevos, el Instituto Catalán del Mediterráneo (1989, cuyo nombre cambió en 2002 por el de Instituto Europeo del Mediterráneo).

Finalmente, el Centro de Cultura Contemporánea (1994).

Las bibliotecas

En cuanto a las bibliotecas, sobresalen por la relevancia de sus fondos y de su trayectoria:

Ateneu Barcelonès, la Biblioteca de la Universidad de Barcelona y la Biblioteca de Cataluña (1981).

A mitad de los años noventa, Barcelona disponía de una cincuentena de bibliotecas populares y más de doscientas de especializadas, la mayoría pertenecientes a entidades.

Los archivos

En cuanto a los archivos, destacan el Archivo General de la Corona de Aragón, hasta el 1993 con sede en el palau del Lloctinent.

Este año trasladado a un moderno edificio cercano a la estación del Norte.

También, el Archivo Municipal de Barcelona, ​​que incluye el Archivo Histórico de la Ciudad de Barcelona, en la Casa de l’Ardiaca.

Los museos

Aparte de su rico patrimonio arquitectónico, Barcelona destaca también por sus museos.

Algunos de los más conocidos de los cuales situados en antiguos edificios de gran interés, como:

Museo Picasso, el Museo Marítimo o el Museo de Arte de Cataluña, reconvertido en 1991 en Museo Nacional de Arte de Cataluña.

Dedicados al arte contemporáneo, sobresalen la Fundación Miró, la Fundación Tàpies (1990), con sede en el edificio de la antigua editorial Montaner y Simón, en la calle de Aragón.

El Centro de Arte Santa Mónica (en un nuevo edificio situado en la rambla de Santa Mónica, obra de H.Piñón y A.Viaplana, de 1989).

finalmente, el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona, ​​también en un nuevo edificio de R.Meyer (1996).

Fuera del ámbito artístico destacan:

El Museo de la Ciencia (1980) y el Museo de Historia de Cataluña (1996), que ocupa el antiguo Palau de Mar, bien que en sentido estricto no pueda ser considerado un museo.

Caixaforum (2002), que ocupa las instalaciones de la fábrica modernista Casarramona, de Josep Puig i Cadafalch.

Los espectáculos

En cuanto a los espectáculos, Barcelona se ha convertido desde la mitad de los años noventa un centro de producción y creación teatral sin precedentes en la historia del teatro catalán.

Son pruebas el prestigio alcanzado por algunas de sus compañías de más larga trayectoria, como el Teatre Lliure.

La proliferación de nuevos grupos y la renovación de antiguos locales (Poliorama).

La adaptación de antiguos edificios (Mercado de las flores, Palau de la Agricultura de Montjuïc, comprendidos en una proyectada Ciutat del Teatre).

Cabes destacar las construcciones de nueva planta, entre las que sobresale el Teatro Nacional de Cataluña (1997).

Recorrido de la Cultura en #Barcelona

La Cultura en Barcelona