Servicio de Taxi Granollers desde Barcelona

Realizamos servicios diarios de Taxi Granollers desde Barcelona.

Solicite su Taxi desde el Aeropuerto de Barcelona a Granollers.

Reserve su Taxi de Barcelona a Granollers en Taxi Rapid BCN.

Reservas 24 horas en el teléfono 622 633 645.

Granollers está a 45 kilómetros de Barcelona en Taxi Granollers, por lo que son aproximadamente 50 minutos de viaje.

El coste aproximado es de 70 euros en Taxi Granollers.

Si necesita saber más exacto el coste puede contactar con Taxi Rapid BCN en el teléfono +34 622 633 645

En Taxi Rapid BCN disponemos del mejor servicio de Taxi Granollers.

Granollers está fuera del Área Metropolitana de Barcelona, por lo que solamente hacemos viajes de Barcelona a Granollers; solo de ida, o de ida y vuelta, pero no podemos recoger en Granollers.

Granollers es municipio y cabeza de comarca del Vallès Oriental.

Situación de Granollers

En el centro de la comarca, el municipio de Granollers se alza sobre la terraza cuaternaria del Congosto.

Tiene una situación privilegiada para la agricultura, el comercio y las comunicaciones.

Esta triple condición ha otorgado a la ciudad, a lo largo de la historia, la capitalidad del Vallès.

El término confronta al Norte con Les Franqueses del Vallès y Canovelles.

Al Sur con Montmeló, Parets del Vallès, Montornès del Vallès y Vilanova del Vallès.

En el Este con La Roca del Vallès y al Oeste con Lliçà d’Amunt y Lliçà de Vall.

Viaje con Taxi Granollers desde Barcelona.

Lugares de Interés en Granollers

La Porxada

La Porxada es el monumento más emblemático de la ciudad se terminó de construir entre los años 1586 y 1587 a partir de un proyecto que había encargado el Consejo de la Villa al maestro Bartomeu Brufalt.

Les Muralles

Les Muralles se empezaron a construir en 1291 y se levantaron entre 1366 y 1380 bajo el reinado de Pedro III.

L’Adoberia d’en Ginebreda

A finales de 2009, se inaugura L’Adoberia d’en Ginebreda, situada bajo el edificio del GRA y en el subsuelo de la plaza de la Iglesia y de la calle de Ricomà.

Refugi de la plaça de Maluquer i Salvador

Coincidiendo con el 70 aniversario del bombardeo de Granollers, abrió sus puertas el Refugi de la plaça de Maluquer i Salvador.

Campanar de l’església parroquial de Sant Esteve

Es el único vestigio que queda «in situ» de la antigua iglesia gótica de Sant Esteve.

Sala Francesc Tarafa

Este edificio de la calle de Corró albergaba el Antiguo Hospital construido por Bertran de Seva los siglos XIV y XV.

La Casa dels Tagamanent

De la antigua casa de los Tagamanent, hoy sólo queda la parte central del antiguo palacio del siglo XV.

Geografía de Granollers

A cada lado del desfiladero se extienden las terrazas cuaternarias, excavadas sobre terrenos del Mioceno.

Las cuales emergen en las sierras laterales, de moderada altitud, estos son:

La Torre de Pinós y Can Casaca el linde con los términos de Canovelles y Lliçà de Munt.

La llanura central presenta un suave desnivel, con una pendiente media del 1,25%, iniciado en los 90 metros en el hito de Montmeló hasta los 166 del límite con Les Franqueses.

El Congost atraviesa el término de norte a sur, aguas arriba de su confluencia con el arroyo de Mogent, en Montmeló, para formar el Besòs.

Su régimen es de intermitencia, sometido a las lluvias de cabecera del Montseny y de Bertí.

No obstante la irregularidad de los caudales, son abundantes y bien aprovechadas por la agricultura y la industria.

También hay que señalar, además del estiaje, las avenidas repentinas y las inundaciones ribereñas.

Como las producidas en 1642, según el Libro de Deliberaciones de la Universidad de Granollers, en 1643, en 1898.

Especialmente, las del 15 de diciembre de 1943 y el 22 de febrero de 1944.

Estas, provocaron grandes estragos en el campo y en las zonas bajas de la ciudad.

Como dato ilustrativo, en la última riada citada, el Congost fue aforado en 1 500 metros cúbicos por segundo.

Esto es el equivalente al caudal medio del Ródano o del Po, y más de dos veces el del Ebro.

En cambio, las precipitaciones otoñales del 1962 y el 1971, gravísimas en el Vallès Occidental, fueron relativamente benignas en Granollers.

Como obra de precaución, la cama del Congost en todo el tramo de Granollers, de les Franqueses a Montmeló, es canalizado.

Algunos rodales de pino blanco, pino piñonero y encinas forman, con el sotobosque y matorral típico del Vallés, la vegetación.

Prácticamente toda la extensión del municipio es un continuo urbano concentrado al norte.

No obstante, con tendencia a la dispersión en el centro, sur y oeste.

Hay que distinguir, sin embargo, como núcleos de población, la ciudad de Granollers, cabeza de municipio y de comarca, además de:

El pueblo de Palou, antiguo municipio incorporado en 1928 y que englova una serie de barrios.

Finalmente grupos de viviendas que han formado barrios, es el caso del Barrio de la Terra Alta, Can Bassa y Can Gili.

La conurbación de Granollers es compartida, en el Norte, por los términos de Canovelles y de las Franqueses del Vallès.

El término incluye, además los polígonos industriales de:

Coll de la Manya, la Fuente del Ràdium, Palou Norte y el Polígono de la Margen Derecha del Congost.

El topónimo aparece citado por primera vez como Ganularios Subteriore (944) y las variantes:

Granolarios (995), Granoiarios (1007), Granoyers (1117), Granoiers (1131), y GRANOLERS (1199).

Hasta fijarse definitivamente la grafía del topónimo Granollers en el siglo XIII, aunque a menudo fue latinizado con la forma Granollariis los siglos posteriores.

El origen de la palabra Granollers, derivado de la palabra granolla, forma catalana antigua de ‘granota’, ha sido fijado por José Estrada en la abundancia de esta especie de batracios en los humedales del Congosto.

Criterio que recoge mosén Griera y también Francesc de B. Moll y Pau Vila, desbancando interpretaciones anteriores que hacían derivar el topónimo de gralla, grano, bellota o del cónsul Lucius Marcus Ganuleius.

En definitiva, Granollers significa ‘lugar de ranas’.

Las comunicaciones han influido notoriamente en el desarrollo de Granollers

Desde el cruce de las vías romanas:

La Vía Hercúlea, de Roma en Tarraco, convertida más tarde en la Vía Augusta.

También la de Barcino a Ausa y la de Iluro a Aquae Calidae.

Además de las actuales AP-7 y C -17.

Granollers ha disfrutado de una red de caminos bien diversificados a lo largo de dos mil años.

El paso de la carretera de Vic para Granollers constituyó una preocupación para los concejales de la ciudad.

Esto fue debido a que el proyecto de 1799 no fue iniciado hasta 1834 con el desvío por las sierras de poniente, l’Ametlla y Bertí.

Debido a la intervención del general Prim y de las gestiones del ayuntamiento.

Se consiguió la construcción de la carretera por el plan del Congost, de Granollers a la Garriga.

Esta cuestión, ya se había suscitado en el siglo XIII, cuando Jaume I concedió el traslado del camino real de Barcelona a Vic por Caldes de Montbui y Castellterçol.

Sin embargo, ante la protesta de los granollerins, el rey dictaba en 1274 una pragmática anulando aquella concesión.

Además restableció la ruta tradicional del Congost de Granollers a Centelles.

En la actualidad, las carreteras que salen de la ciudad son las de Girona (C-251), que en Llinars del Vallès deviene C-35.

También la de Mataró, la de Caldes, la de el Masnou, la de Canovelles y la de l’Ametlla.

La de Montmeló, la N-152a, cruza la ciudad para unirse a la C-17 a la altura de la Garriga y conduce a Vic.

Enlaza, bajo la ciudad y mediante un desdoblamiento, con el autopista AP-7 en dirección a la Jonquera.

Finalmente la carretera de Lliçà de Munt, inaugurada en 1981 y la C-60 entre el Maresme y el Vallès Oriental, inaugurada en julio de 1995.

No menos importancia tiene el ferrocarril, que en el siglo XIX llevó a la entonces villa, el algodón y el carbón desembarcados en el puerto de Barcelona.

El 23 de julio de 1854 fue inaugurada la línea férrea de Barcelona a Granollers, la segunda de Cataluña después del ferrocarril de Mataró.

Fue prolongada en 1860 hasta la rambla de Santa Coloma (Maçanet-Maçanes), para tocar Portbou el 20 de enero de 1878.

La estación fue emplazada al este de la ciudad y pronto representó un inconveniente para la expansión urbana.

En 1928 se proyectó el traslado de la vía a su emplazamiento actual.

Más tarde, en 1934 se habían completado los trabajos de explanación del nuevo trazado y futura estación.

No obstante, las obras no fueron retomadas hasta 1954.

En 1960 era inaugurada la actual estación de Granollers-Centre.

Un segundo camino ferroviario fue construido en 1876 desde la estación antigua de Granollers hasta San Juan de las Abadesas. donde llegó en 1881.

Fue completado en 1922 con el transpirenaico de Ripoll a Puigcerdà y La Tour de Carol.

En 1886 se inauguró la estación de Granollers-Canovelles, a la derecha del Congosto.

Como consecuencia de la construcción por la Compañía del Norte del tramo las Franqueses-Moncada (bifurcación).

Esto fue para independizar la línea de San Juan del segmento Barcelona -Granollers de la compañía del tren de Francia, posteriormente MSA.

El tramo de Granollers-Centre en las Franqueses quedó, así, como enlace de las dos líneas de Portbou y San Juan, electrificada esta última en 1929.

Si necesita viajar desde Barcelona a Granollers, la forma más segura es con Taxi Granollers.  Puede contactar en Taxi Rapid BCN.