Iglesia Sant Joan de Berga

La Iglesia Sant Joan de Berga es el edificio eclesiástico más antiguo de la población.

Inicialmente fue considerada gótica, pero fundamentalmente es románica.

Situada en la plaza de Sant Joan, las primeras menciones no aparecen hasta el siglo XIII, época en la que se hizo una reforma profunda.

Entonces, la iglesia pasó a depender del monasterio de monjas cistercienses que se había establecido en Berga 1338, procedente de Valldaura.

Más tarde esta iglesia perteneció al monasterio de Poblet, que la conservó hasta el siglo XVII.

Fue convento de frailes mercedarios de 1708 a 1835, año en que pasó al estado.

A finales del siglo XIX la la Iglesia Sant Joan de Berga fue convertida en parroquia (desde 1897 hasta 1909).

En 1973 se hicieron unas excavaciones que revelaron la parte románica del edificio.

Además, permitieron encontrar un capitel con un gran pájaro esculpido, además de otros elementos zoomórficos.

La iglesia consta de dos naves.

La nave principal, construida por los hospitalarios en el siglo XIII, fue nuevamente cubierta con vuelta en el siglo XVIII por los mercedarios.

Su cabecera gótica, debió ser construida por las monjas cistercienses en el siglo XV.

Así mismo, la nave lateral, adosada al lado norte, muestra en su paramento central indicios de que podría tratarse de la cabecera de un primitivo templo románico, construido probablemente en el siglo XII y orientado diversamente.

Con todo, carecen excavaciones adicionales que precisen las diversas etapas constructivas del edificio.

El capitel está situado en el tramo de la nave de tramontana, en un pilar-columna hay un capitel con una decoración muy deteriorada de una figura de pájaro fantástico, posiblemente evocador de algún bestiario.

Además, el capitel fue mutilado al hacer varias reformas.

Actualmente son visibles dos caras esculpidas de este capitel, el único ejemplar que se conserva.

Iglesia Sant Joan de Berga