Demografía y Economía de Barcelona

Para entender la Demografía y Economía de Barcelona debemos de fijarnos en:

La crisis de los años treinta, y especialmente la guerra civil detuvieron el crecimiento de la población de Barcelona.

El censo del 1940, tan dudoso, señala una población de 1.081.175 incluyendo el de 1950 la hace llegar a 1.280.179 h.

Lo que representa además un crecimiento relativamente más débil que el del período 1910-30.

En 1950 se inició un proceso expansivo, que posiblemente culminó hacia el 1968.

Barcelona era la puerta de entrada de una corriente inmigratoria

Se distribuía por buena parte de Cataluña y que, sobre todo, haga crecer la periferia de la ciudad y su área metropolitana.

Desde 1970, la población barcelonesa ha visto acentuar un proceso de estancamiento demográfico.

La tasa de crecimiento, que entre 1965 y 1970 fue del 5,4%, bajó al 0,5% entre 1970 y 1975 y al 0,1% aún en 1975-81, y desde entonces entró en un proceso de descenso.

En el período 1981-96 la ciudad había perdido un total de 243.762 horas, lo que representa una merma del 16%.

Este proceso es el resultado de dos factores:

Por un lado, el descenso del crecimiento vegetativo, originada por la caída de la tasa de natalidad (15,7 ‰ en 1975, 9,26 ‰ en 1983 y 7,9 ‰ en 1996 ).

También, por el crecimiento de la tasa de mortalidad (7,72 ‰ en 1975, 8,40 ‰ en 1983 y 10,5 ‰ en 1996).

Por otro lado, el saldo migratorio negativo registrado desde 1968 (64.402 personas entre en 1970 y en 1975, 46.707 en 1975-81 y 21.031 en 1981-96).

La desconcentración industrial hacia municipios periféricos desde 1960 por:

Así mismo, la aprobación de la Carta Municipal.

La crisis de las industrias tradicionales.

El encarecimiento progresivo del precio del suelo en la ciudad.

Son causas que pueden explicar esta evolución.

Dentro de la ciudad este estancamiento conlleva también el envejecimiento de la población

(20,7% de los habitantes de más de 65 años en 1996).

Este envejecimiento es más acusado en los sectores residenciales de Ciutat Vella y de los núcleos de los antiguos municipios que hoy forman la ciudad.

También de manera cada vez más acusada se produce el fenómeno de tantas otras grandes ciudades europeas.

Se convierten además, en centros exclusivamente laborales, de negocios y de ocio.

Para un creciente número de personas que diariamente se desplazan desde su municipio de residencia habitual.

La Demografía y Economía de Barcelona