Asilo del Santo Cristo de Igualada

El Hogar o Asilo del Santo Cristo de Igualada, es, tal vez, la última de las grandes obras modernistas acabadas.

Obra de Joan Rubió i Bellver iniciada el 3 de agostode 1931.

Con la bendición de la primera piedra por parte del obispo de Vic, Juan Bautista Perelló.

La obra fue terminada en 1944 con la bendición del mismo obispo el 29 de junio de 1944.

Se inició gracias a la donación de las hermanas Magdalena, Dolores y Concepción Castells Reixac.

Además, se escogió al arquitecto Rubió i Bellver, ya que había colaborado con Gaudí en los primeros años de su carrera.

Sobre todo los había hecho en Mallorca (Sede, Rosario de Lucas), Colonia Güell y otras obras.

El Asilo se estructura con dos naves laterales independientes del cuerpo principal al que se une por el vestíbulo.

Finalmente, el conjunto queda cerrado en la parte posterior para la capilla.

Es un trabajo todo él en piedra tanto desde el punto de vista constructivo como ornamental.

Quiere rendir homenaje a las construcciones en piedra seca populares y las masías catalanas.

Así como a los monasterios góticos, iglesias románicas y paleocristianas y en las torres de los castillos.

Además, es una reminiscencia del gaudinismo del arquitecto el que se manifiesta en el uso natural de los elementos.

Sobre todo en un muy buen uso de los arcos parabólicos en la capilla, las ventanas de la que también son parabólicas.

Cabe destacar que todo el conjunto da una sensación de ligereza gracias a las aberturas, especialmente en las galerías o palcos.

Llar del Sant Crist d’Igualada